sábado, 24 de octubre de 2009

El cómo, el porqué y el para qué del aprendizaje cooperativo

Las normas de funcionamiento de un grupo tradicional se basan en trabajos individualistas y competitivos, no existe una relación afectiva entre los estudiantes, creando una especia de caos en los trabajos en grupo que se forman. No existe ningún interés de trabajar con otra persona, ya que se ve como un enemigo para obtener un dicho número que pretende asignar el desempeño individual de los alumnos en general.

La organización de grupos cooperativos fomenta el diálogo, la convivencia, la solidaridad y la interdependencia positiva en los alumnos, ya que el trabajo se pretende sacar a flote con el esfuerzo cognitivo de cada uno de los integrantes del equipo.

La creación de grupos cooperativos fomenta unidad entre los alumnos de más bajos recursos cognitivos con los de mayor nivel. De esta forma, se enseña a colaborar y ayudarse mutuamente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog

Loading...